Página 130 - Anuario2012

Versión de HTML Básico

Kohler
,
una
historia de éxito
1873 era un año poco propicio para emprender un negocio en Estados Unidos. Una crisis
financiera se desató en septiembre del mismo año, seguida por la depresión económica
que afectaría a la nación durante el siguiente lustro. A pesar de las incertidumbres econó-
micas, John Michael KOHLER adquirió la Fundición de Hierro y Acero Sheboygan Union,
sin anticipar el crecimiento que aguardaba a la compañía que eventualmente llevaría su
nombre. En 1883, John Michael tomó de sus productos un abrevadero, lo calentó a 930
grados centígrados y lo roció con polvo de esmalte. El resultado le gustó tanto que publi-
có una foto en su catálogo con la siguiente descripción: “abrevadero que, una vez equipa-
do con cuatro patas, sirve como bañera”. Así KOHLER entró en el mundo de la plomería.
Líder indiscutible en diseño e innovación, KOHLER es pionera en el diseño de productos
como la bañera empotrada de una pieza con plataforma, lanzada en 1911; y la serie de
productos de porcelana vítrea y hierro fundido de colores idénticos que dieron paso, en
1927, a las salas de baño armonizadas. A partir de ese momento, los productos KOHLER se
convirtieron en sinónimo no sólo de formas hermosas, sino de funcionamiento eficiente.
En la actualidad, de acuerdo a la opinión de los consumidores, KOHLER es la marca nú-
mero uno en el mercado de baños de Estados Unidos, y a nivel mundial tiene la segunda
posición en la preferencia de muebles y accesorios de baño.