Página 23 - Anuario2012

Versión de HTML Básico

Aparece una triple resistencia: los inver-
sionistas que no desean gastar más, los
usuarios que no comprenden el concepto
bioclimático para operar su edificio y los
profesionales y escuelas de arquitectura
que privilegian el formalismo por sobre la
adaptación al clima.
l
La arquitectura bioclimática es un tipo
de arquitectura donde el equilibrio y la
armonía son una constante con el me-
dio ambiente. Se busca lograr un gran
nivel de confort térmico, teniendo en
cuenta el clima y las condiciones del en-
torno para ayudar a conseguir el confort
térmico interior mediante la adecuación
del diseño, la geometría, la orientación y
la construcción del edificio adaptado a
las condiciones climáticas de su entorno.
Juega exclusivamente con las caracterís-
ticas locales del medio (relieve, clima, ve-
getación natural, dirección de los vientos
dominantes, insolación, etc.), así como el
diseño y los elementos arquitectónicos,
sin utilizar sistemas mecánicos (los cuales
más bien se consideran como sistemas
de apoyo). No debemos olvidar que una
gran parte de la arquitectura tradicional
ya funcionaba según los principios biocli-
máticos: ventanales orientados al sur en
las regiones de clima frío del hemisferio
norte, el uso de ciertos materiales con de-
terminadas propiedades térmicas, como
la madera, la piedra o el adobe, el abrigo
del suelo, el encalado en las casas medi-
terráneas para mantener el interior fresco
en verano, la ubicación de los pueblos,
etc. La arquitectura bioclimática es, en
definitiva, una arquitectura adaptada al
medio ambiente, sensible al impacto que
provoca en la naturaleza, y que intenta
minimizar el consumo energético y con
él, la contaminación ambiental.
l
Una casa bioclimática no tiene por qué
ser más cara que una convencional, pero
las construidas en climas templados han
mostrado un sobrecosto del 5 al 15%.
No necesita de la compra o instalación
de sistemas mecánicos de climatización,
sino que juega con los elementos arqui-
tectónicos de siempre para incrementar
el rendimiento energético y conseguir el
confort de forma natural. Para ello, el di-
seño bioclimático supone un conjunto
de restricciones, pero siguen existiendo
grados de libertad para el diseño según el
gusto de cada cual. La arquitectura biocli-
mática tiene en cuenta las condiciones del
terreno, el recorrido del sol, las corrientes
de aire, etc., aplicando estos aspectos a la