Página 24 - Anuario2012

Versión de HTML Básico

024
n
025
Desarrollo Sustentable de México
0
distribución de los espacios, la apertura y
orientación de las ventanas, etc., con el fin
de conseguir una eficiencia energética. No
consiste en inventar cosas extrañas, sino
en diseñar con las ya existentes y saber
sacar el máximo provecho a los recursos
naturales que nos brinda el entorno. Sin
embargo, esto no tiene porqué condicio-
nar el aspecto de la construcción, que es
completamente variable y perfectamente
acorde con las tendencias y el diseño de
una buena arquitectura.
Adaptación a la temperatura
Es quizá en este punto donde es más
común incidir cuando se habla de arqui-
tectura bioclimática. Lo más habitual es
aprovechar al máximo la energía térmica
del sol cuando el clima es frío (por ejemplo
para calefacción y agua caliente sanitaria),
aprovechar el efecto invernadero de los
cristales y tener las mínimas pérdidas de
calor (buen aislamiento térmico) si hay al-
gún elemento calefactor. Cuando el clima
es cálido, lo tradicional es hacer muros más
anchos y tener el tejado y la fachada de la
casa con colores claros. Poner toldos y cris-
tales especiales como doble cristal y tener
buena ventilación son otras soluciones. En
el caso de usar algún sistema de refrigera-
ción, aislar la vivienda. Contar delante de
una vivienda con un gran árbol de hoja ca-
duca que tape el sol en verano y en invier-
no lo permita también sería una solución
Orientación
Con una orientación de los vanos acris-
talados al sur en el hemisferio norte, o al
norte en el hemisferio sur, se capta más
radiación solar en invierno y menos en
verano, aunque para las zonas más cálidas
(con temperaturas promedio superiores a
los 25 °C) es sustancialmente más conve-
Fotos Juan Rosas